Esta mujer estuvo 3 semanas cubierta de escamas de pescado. Cuando los médicos se lo quitaron, no lo podían creer.

Maria Ines Candido da Silva, de 36 años, se encontraba trabajando como camarera en un restaurante en Brasil cuando se produjo una gran explosión en su lugar de trabajo. Un depósito de gas estalló y la lanzó al suelo. Los bomberos y los paramédicos llegaron poco después y la llevaron enseguida al hospital.

Se sentía mareada y aturdida, pero lo peor es que tenía los brazos, el cuello y la cara terriblemente quemados. El dolor se hizo cada vez más intenso, y después de conocer la extensión del área dañada, Maria tuvo mucho miedo de quedar desfigurada de por vida.

Pero en el hospital tuvieron una idea muy singular:

Un equipo de médicos le propuso un nuevo tratamiento que todavía no había sido probado con humanos: aplicar escamas de pescado sobre las áreas quemadas para reconstruir la piel. Concretamente, querían usar el pez tilapia, que habita en los ríos de Brasil y es conocido como una de las especies más resistentes a las enfermedades. Se creía que las escamas tenían propiedades terapéuticas.

Para usar el tilapia con fines médicos, hay que limpiar el pescado y cortarlo en cuatro rebanadas de 20 centímetros cada una. Después, y esta es la parte más disparatada, tiene que permanecer congelado durante DOS AÑOS antes de colocarlo sobre la piel humana con un vendaje y dejarlo ahí 10 días en total.

Desde el caso de Maria, 50 personas más han aceptado someterse a la terapia con escamas de este pescado. Debido a que las pruebas de laboratorio han arrojado resultados muy positivos, ya se ha declarado oficialmente su eficacia.

Maria sufrió quemaduras tan graves que muchas partes de su cuerpo quedaron cubiertas con estos vendajes, algunas de ellas el doble del tiempo que estipula el tratamiento. Como su caso era de los peores, resultó ser un “conejillo de Indias” perfecto para probar esta nueva terapia.

Después de tres semanas, el equipo médico decidió que era hora de retirar los vendajes. Usaron vaselina para ablandar las capas de pescado. Y por fin, pudieron ver los resultados; no hubo nadie que se haya quedado indiferente.

20 días de tratamiento con escamas de pescado fueron suficientes para regenerar la piel de Maria y dejarla suave e hidratada. La chica estaba llena de gratitud y por fin pudo sentir un gran alivio. No solo había sobrevivido al accidente, sino que además se había recuperado muy bien. Aquellos que han padecido quemaduras graves saben que este caso es prácticamente un milagro.

Maria se ha convertido en la portavoz de esta terapia y muestra los resultados siempre que puede: “Estoy muy contenta con el tratamiento y se lo recomendaría a todos los que han pasado por el mismo sufrimiento”. Se trata de una extraordinaria combinación de un método natural con medicina más convencional. Además, el tratamiento de piel de pescado es mucho más barato que las terapias comunes para quemaduras. En este vídeo (en inglés) se explica por qué las escamas de pescado, del tilapia en particular, son tan eficaces:

 Actualmente, Maria vive su día a día sin tener que ocultar las cicatrices de las quemaduras. Si bien sufrió una experiencia terrible, no tuvo que padecer las consecuencias que tanto temía por el resto de su vida. Y todo, gracias a este maravilloso tratamiento.

¡ESTA ES LA FRECUENCIA CON LA QUE DEBERÍAS HACER EL AMOR SEGÚN TU EDAD!

John Updike, el autor de ‘Corre conejo’, escribió en ‘Parejas’ (Tusquets) lo siguiente: “El sexo es como el dinero, sólo demasiado es suficiente”.

Es la mentalidad que abunda en la sociedad actual, en la que la frecuencia con la que se realiza el acto amoroso se ha identificado con cierta noción del éxito, de igual forma que lo pueden ser tener mucho dinero, una bonita casa o un buen coche. Sin embargo, como ocurre con todos esos bienes, una mayor frecuencia en las relaciones intimas no garantiza necesariamente la felicidad ni la salud de la relación de pareja.

¿Sabes que para mantener una buena salud sexual deberías tener relaciones sexuales con una frecuencia regular?

¡Pues así es! Cada franja de edad tiene unas necesidades diferentes.

Solemos pensar que cuanto más mejor, sobre todo si a lo que nos referimos es a la intimidad. No obstante, el pasar las noches un rato bajo las sabanas es el mejor camino para ser felices.

El Instituto de Kinsey ha realizado un estudio sobre el se-xo, la reproducción y el género. Los resultados de la encuesta son los siguientes:

Si tienes entre 18 y 29 años, deberías tener unos 112 encuentros sexuales por año. Es decir, una media de dos veces por semana como mínimo.

En el caso de los padres que se encuentran en esta franja de edad, la cifra baja a 86 relaciones al año.

Los treintañeros deberían tener una media de 69 relaciones al año, es decir, algo más de una por semana como promedio. La intimidad practicada con regularidad ayuda a reducir la tensión arterial y a conciliar mejor el sueño!

Suponemos que próximamente el Instituto Kinsey realizará un segundo estudio para analizar las relaciones intimas en los mayores de 30 ¿no crees?

¿Estás de acuerdo con estas estadísticas? ¿La frecuencia de tus relaciones se adapta a la media?

 

En plena boda, la novia le dijo que sacara a su vieja madre — ¡No vas a creer lo que hizo el novio!

Nuestra Madre es la única persona del mundo, que siempre está de forma incondicional. Si le rechazas, te perdona. Si te equivocas, te acoge. Si estas triste, te sonríe hasta que te hace reír.  Si estas feliz, celebras con ella. Si los demás no te ayudan, te abre una puerta. Siempre sus brazos están dispuestos, cuando lo necesitamos, Sus ojos tiernos se endurecen cuando nos hace falta una tarea.  Su fuerza y su amor nos guían y nos da alas para volar.

Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada a cambio. De querer con todo su corazón sin esperar nada. Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás la han perdido.

Les presentaremos una historia que nos hará reflexionar sobre estos diferentes tipos de amor y cómo actuamos ante ellos. “Todo comenzó en la celebración de una boda”. Dos jóvenes decidieron unir sus vidas para siempre y convidar con sus amigos y su familia de tan especial momento Durante la fiesta, el ahora esposo le pidió a su madre que se sentará junto a su esposa en la misma mesa…

Su esposa se acerco y dijo que ¿Qué hace esta anciana aquí? Llévala de forma inmediata fuera de nuestra boda” Él respondió: “Esta es mi madre”. Pero la mujer siguió insistiendo en sacar a la anciana de su boda… Entonces el hijo decidió hagarrar el micrófono para que todos los invitados oyeran y dijeron: ¿Quién comprará a mi madre? Venta hoy, qué precio usted ofrece, porque a mi esposa no le gusta mi madre”

Todos los invitados lo miraron y se sorprendieron, y nadie respondió.

Se acercó a su madre y la llevó con él y dijo: “¡Nadie quiere a mi madre! Bueno, yo la quiero! “Salió con su madre y dejó a los invitados y se fue con su madre a su casa.

Después de unos días, el hombre más rico de la aldea apareció frente a su puerta y dijo: “¡Escuché lo que pasó en tu boda! Por lo tanto, usted puede casarse con mi hija, porque si usted lo hace para cuidar a su madre, sin duda cuidará y respetará a mi hija también”

Esto es una bonita historia que de vez en cuando es bueno leer, ya que vivimos en un mundo donde a las cosas negativas se le da más importancia que a lo positivo.

 

7 cosas que los hombres solamente hacen con la Mujer que Aman, si hace la #3 te quiere para toda la vida.

Mayormente en las relaciones las mujeres siempre se quejan porque los hombres no saben demostrar qué sienten en el momento de estar “enamorados” y muchas veces nos quejamos porque no recibimos nada a cambio, se trata de que las relaciones son recíprocas, un hombre debe ser atento, caballero, familiar, amigo, comprensible que nos puedan entender incluso hasta en nuestros peores días que no sepamos qué hacer con el problema que tengamos planteado. Read more