Conoce 5 de los maravillosos motivos para incluir el pomelo en tu alimentación.

La toronja o pomelo, es mucho más que una fruta adelgazante. perteneciente a la familia de las frutas cítricas, se clasifican según la tonalidad de su pulpa: amarilla, rosada o roja.

Propiedades nutritivas de la toronja.

La toronja está compuesta por agua y fibra, pero también contiene pectina, que disminuye los niveles de colesterol por lo que ayuda a mantener nuestro corazón sano. Es rica en potasio y vitaminas B, E, y especialmente C, así como en folato, hierro, calcio y otros minerales.

Las variedades de tonalidad rosa y roja son ricas en vitamina A y antioxidantes. La toronja contiene también licopeno, que contribuye a prevenir el cáncer de próstata y otros. Favorece la prevención de enfermedades cardíacas y hepáticas e incluso ayuda a mejorar el recuento espermático.

 

La toronja contiene también unos fitonutrientes llamados limonoides que inhiben la formación tumoral y son potentes anticarcinógenos que pueden prevenir la proliferación de las células cancerosas.

El zumo ayuda a proteger el cuerpo contra el cáncer de pulmón y de colon. Sus componentes aumentan no sólo la muerte de las células cancerígenas, sino también la producción de células normales de colon.

El extracto de semilla de pomelo es un conservante natural con propiedades antivirales, antibacterianas, antiparasitarias y antifúngicas establecidas para diversas dolencias.

5 de los maravillosos motivos para incluir el pomelo en tu alimentación.

1 – Comer pomelo para fortalecer el corazón: Los flavonoides, otro de los nutrientes esenciales del pomelo, suelen tener un efecto positivo sobre uno de los órganos más importantes del cuerpo humano: el corazón. ¿Esto que significa? Que el consumo de pomelo puede mejorar la circulación y potenciar el músculo cardiaco, favoreciendo así el funcionamiento del mismo.

2 – Complemento en la pérdida de peso: Su escaso aporte calórico y la gran cantidad de agua que incluye pueden ser grandes aliados en la pérdida o el mantenimiento de un peso saludable. Es cierto que sus funciones no van a resultar milagrosas, pero sí pueden actuar como un complemento adicional a una alimentación equilibrada y una rutina de ejercicio diaria.

3 – Para mejorar la visión: Tal y como hemos visto anteriormente, el pomelo tiene importantes cantidades de betacarotenos, unos pigmentos que pertenecen al grupo de los carotenoides y que disfrutan de propiedades antioxidantes. Estos no solo retrasan el envejecimiento y previenen el estrés oxidativo, también protegen nuestra vista de las enfermedades que pueden perjudicarla como, por ejemplo, aquellas relacionadas con la edad: las cataratas y la degeneración macular.

4 – Para mantener a raya el estreñimiento: Como complemento a su papel en la pérdida de peso, el pomelo también puede prevenir el estreñimiento gracias a su aporte de fibra y agua. Este remedio natural, que suele consumirse a modo de zumo, también promueve esa regularidad tan necesaria en el sistema digestivo, mejorando como consecuencia la digestión y la absorción de nutrientes y provocando un efecto saciante que nos puede ayudar a no picar entre horas. Por su parte, la fibra cumple con sus funciones habituales dentro del organismo, como aumentar el volumen de las heces y facilitar su expulsión, reducir los niveles de colesterol circulante, aumentar el número de bacterias beneficiosas o evitar la diverticulosis, una enfermedad que se caracteriza por la presencia de divertículos en el aparato digestivo.

5 – Gran aliado de las articulaciones: El ácido salicílico es otro de los nutrientes que lideran la composición del pomelo y que más beneficios puede aportar a nuestro organismo. Entre ellos, destaca su trabajo en la descomposición del calcio inorgánico que se acumula en las articulaciones y los cartílagos, causa principal de la artritis, una enfermedad que genera síntomas tan incómodos como el dolor y la rigidez de las articulaciones, la hinchazón, el enrojecimiento y la disminución de la amplitud de movimiento. Así, el consumo de pomelo puede reducir su presencia en el organismo, manteniendo a raya dicha afección. Además, el ácido salicílico actúa como antiinflamatorio, exfoliante de las células de la piel y regulador de la oleosidad, es decir, la grasa de la piel.

Conozcamos algunos remedios populares:

1 – Remedio con toronja para el corazón.

Lavar, partir por la mitad y extraer el jugo de 3 toronjas. Luego verter en la licuadora junto con una rebanada de melón, media rebanada de piña, media manzana y dos ramas de apio. Licuar por unos instante y colar, después servir, agregar unas gotas de limón.

Tomar 2 veces a la semana.

2 – Remedio con toronja para bajar de peso o adelgazar:

Lavar. partir por la mitad y extraer el zumo de una toronja. Luego mezclar con una onza de agua. Tomar a sorbos una hora antes de cada comida.

Finalmente:

Recomendamos siempre que al seleccionar una toronja debe ser de las redondas ya que hay algunas ovaladas, que sea pesada para su tamaño, elástica al tacto, de cáscara suave y delgada y que expida un aroma dulce y agradable.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médicos.. Si le ha parecido interesante comparta con familiares y amigos!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *